Hablemos de la salud mental en el trabajo






Muchas veces hemos escuchado sobre la salud mental, tanto que a veces estas dos palabras se vuelven simplemente paisaje y olvidamos su verdadera importancia. ¿Cuántas veces no entramos a Instagram y vemos mil posts sobre temas relacionados con la salud mental o con hábitos saludables?





Pero, ¿qué es la salud mental? La salud mental es una mezcla de muchos factores, como lo plantea la OMS: es salud biopsicosocial. Esto significa que, tanto lo físico y lo psíquico, como lo social se encuentran en balance y están en estado óptimo. También es importante entender que, por salud, no nos referimos solamente a la ausencia de enfermedad, sino a un sentimiento general de bienestar.


¿Por qué esto es tan importante a la hora de trabajar? Al momento de desarrollar nuestras capacidades y sacar provecho de ellas, la salud mental juega un rol muy importante. Gracias a la buena salud mental, logramos tener nuestras capacidades cognitivas a tope. Algunas de las capacidades cognitivas más importantes que se necesitan en el trabajo son: la atención, la memoria, el aprendizaje, el razonamiento, la creatividad, el lenguaje y muchas más que utilizamos a diario en el trabajo.



¿No les pasa que el día que se sienten tristes o ansiosos rinden menos en el trabajo? Es porque estos sentimientos fuertes afectan directamente la manera en la que trabajamos. Algo tan simple como tener una pelea en la casa o con la pareja, puede verse reflejado en cómo vamos a trabajar ese día.

Ahora, ¿qué podemos hacer nosotros y nuestras empresas para mejorar la salud mental en general? Como empleados, lo más importante es entender que nadie va a cuidar nuestra salud mental por nosotros, esa tarea recae en nosotros mismos. Las empresas pueden ayudar a prevenir problemas y promover la salud mental, pero en nosotros está el realizar las acciones para cuidarnos.

Con todo el boom de salud mental que hay hoy en día en las redes sociales, algunas de las cosas pueden sonar clichés, pero es de gran importancia seguir algunos de estos consejos.


El “mood” que tenemos en el día, empieza desde la noche anterior. Puede ser desde algo tan simple como organizar la ropa, o meditar antes de dormir, hasta tener el día siguiente planeado o tener todas las tareas listas, dormir y descansar es esencial (el descanso es muy importante para empezar el día con el pie derecho).



Es clave entender que cada persona es un mundo completamente distinto, lo que puede servir para mí puede no servir para ti, pero todos nosotros tenemos cosas especiales que nos ayudan a diario. Se trata de ensayo y error, y cuando encuentres tu “mood booster” todos tus días serán especiales.


Otras actividades pequeñas, pero importantes, son: mantenerte en movimiento (no, no tiene que ser en el gimnasio, puede ser caminando o moviéndote cómo más te guste), comer bien (siempre de manera balanceada), rodearte de personas que te aporten y, lo más importante, conocerte todos los días un poco más, para hacer esas pequeñas cosas que te llenen de felicidad.

Recuerda: tu salud mental, tu tranquilidad y tu felicidad son lo más importante. Lucha por ti y no dejes que nadie te quite tu energía única.





35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo